Los futuros proyectos de la NASA: Viaje a Marte


En diciembre de 2017, el presidente Donald Trump firmó la Directiva de Política Espacial-1, en la cual el presidente dirigió a la NASA "a liderar un programa de exploración innovador y sostenible con socios comerciales e internacionales para permitir la expansión humana a través del sistema solar y traer de vuelta a la Tierra nuevos conocimientos y oportunidades ".

En respuesta a ese llamamiento audaz, y en consonancia con la Ley de Autorización de Transición de la NASA de 2017, la NASA recientemente presentó al Congreso un plan para revitalizar y agregar una dirección al propósito duradero de la NASA. La Campaña Nacional de Exploración Espacial convoca misiones de exploración humana y robótica para expandir las fronteras de la experiencia humana y el descubrimiento científico de los fenómenos naturales de la Tierra, otros mundos y el cosmos.

La Campaña de Exploración se basa en 18 años continuos de estadounidenses y nuestros socios internacionales que viven y trabajan juntos en la Estación Espacial Internacional. Aprovecha los avances en el sector espacial comercial, la robótica y otras tecnologías, y acelera en los próximos años con el lanzamiento de la nave espacial Orion de la NASA y del cohete Space Launch System (SLS).

La Campaña de Exploración tiene cinco objetivos estratégicos:
  • Transición de las actividades de vuelos espaciales humanos de los Estados Unidos en órbita terrestre baja a operaciones comerciales que respaldan a la NASA y las necesidades de un mercado emergente del sector privado.
  • Dirigir el emplazamiento de capacidades que soporten las operaciones de la superficie lunar y facilitar las misiones más allá del espacio cislunar.
  • Fomentar el descubrimiento científico y la caracterización de los recursos lunares a través de una serie de misiones robóticas.
  • Regrese a los astronautas estadounidenses a la superficie de la Luna para una campaña sostenida de exploración y uso.
  • Demostrar las capacidades requeridas para misiones humanas a Marte y otros destinos.

Actividades de la órbita terrestre baja de transición:

La NASA tiene la intención de pasar del modelo actual de actividades espaciales humanas en órbita baja a un modelo en el que el gobierno es solo un cliente para servicios comerciales.

Basándose en las aportaciones de socios actuales, comerciales y otros interesados, la NASA dará forma al plan para la transición de actividades en órbita baja desde la financiación directa del gobierno a servicios comerciales y asociaciones, con plataformas comerciales nuevas e independientes o un modelo operativo que no sea de la NASA para alguna forma o elementos de la Estación Espacial Internacional para el año 2025. Además, la NASA ampliará las asociaciones público-privadas para desarrollar y demostrar tecnologías y capacidades que permitan nuevos productos y servicios espaciales comerciales.

La Estación Espacial Internacional continuará sirviendo como una plataforma central de vuelos espaciales de larga duración para al menos 2024, que representará casi 25 años de ocupación humana continua y cooperación internacional exitosa en el espacio.

La NASA aprovecha la estación espacial para aprender cómo mantener a las tripulaciones sanas y productivas en misiones espaciales profundas, y como banco de pruebas para desarrollar tecnologías que respalden esas misiones. Es un campo de pruebas experimentales que permite el descubrimiento y desarrollo de robótica avanzada, comunicaciones, medicina, agricultura y ciencia ambiental.

La estación espacial también puede ayudar a permitir la transición a actividades comerciales en órbita terrestre baja. Recientemente, la NASA otorgó 12 contratos a la industria para investigar la mejor manera de utilizar la estación espacial para involucrar a la industria comercial de los EE.UU. Para que asuma un papel de liderazgo en la órbita terrestre baja. La cartera de estudios seleccionados incluirá conceptos específicos de la industria que detallarán los planes de negocios y la viabilidad de las plataformas habitables, utilizando la estación espacial o estructuras de vuelo libre separadas.

A la Luna:

La Luna es una parte fundamental del pasado y el futuro de la Tierra, un continente fuera del mundo que puede contener valiosos recursos para apoyar la actividad espacial y tesoros científicos que pueden decirnos más sobre nuestro propio planeta. Aunque los estadounidenses caminaron por primera vez en su superficie hace casi 50 años, nuestros exploradores dejaron huellas en solo seis sitios, durante un total de 16 días en la superficie. La próxima ola de exploración lunar será fundamentalmente diferente.

La NASA está construyendo un plan para que los estadounidenses orbiten alrededor de la Luna a partir de 2023, y aterrice a los astronautas en la superficie a más tardar a fines de la década de 2020. Esta será la primera oportunidad para que la mayoría de la gente viva hoy sea testigo de un alunizaje, un momento en que, maravillados y asombrados, el mundo aguanta la respiración. Sin embargo, Estados Unidos no se detendrá allí.

Un componente clave para establecer la primera presencia e infraestructura permanente de los Estados Unidos en la Luna y sus alrededores es la Puerta de Entrada, una plataforma orbital lunar para alojar a los astronautas más alejados de la Tierra que nunca.

En Gateway, Estados Unidos y sus socios se prepararán para transitar por el espacio profundo, probando nuevas tecnologías y sistemas a medida que construimos la infraestructura para apoyar las misiones a la superficie de la Luna y prepararnos para la misión de epocal a Marte. La NASA también estudiará los efectos del entorno del espacio profundo de la pasarela, aprendiendo cómo los organismos vivos reaccionan a la radiación y la microgravedad de un entorno espacial profundo durante largos períodos.

El Gateway también se evaluará como una plataforma para el ensamblaje de cargas y sistemas; un módulo de comando reutilizable para vecindad lunar y exploración de superficie; y una estación de camino para el desarrollo de depósitos de reabastecimiento de combustible, plataformas de servicio y una instalación de devolución de muestras.

Algunos elementos del Gateway ya están en construcción en los centros de la NASA en los Estados Unidos, incluidas las instalaciones en Ohio, Texas y Alabama, y ​​en las instalaciones de socios comerciales. El Gateway se ensamblará en el espacio, de forma incremental, utilizando la nave espacial y el SLS de Orion, así como vehículos de lanzamiento comercial. El primer elemento, que proporciona potencia y propulsión, se lanzará desde Florida en 2022.

La superficie lunar servirá como un terreno de entrenamiento crucial y un sitio de prueba de demostración de tecnología en el que nos prepararemos para futuras misiones humanas a Marte y otros destinos. A través de una combinación innovadora de misiones que involucran socios comerciales e internacionales, las misiones robóticas de la superficie lunar comenzarán en 2020, se enfocarán en la exploración científica de los recursos lunares y prepararán la superficie lunar para una presencia humana sostenida.

A fines de la década de 2020, un módulo de aterrizaje lunar capaz de transportar tripulaciones y carga comenzará los viajes a la superficie de la Luna. Las actividades sustentables de la superficie lunar a largo plazo habilitadas por estos esfuerzos, en conjunto con Gateway, se expandirán y diversificarán con el tiempo, aprovechando la Luna y el espacio cercano para la exploración científica en el sentido más amplio.

En Marte:

El primer aterrizaje humano en Marte, audaz en su complejidad, será un logro recordado con admiración en el futuro de la humanidad. Los componentes clave de la Campaña de Exploración ya están en marcha e incluyen vuelos espaciales tripulados de larga duración en la estación espacial, desarrollo de sistemas avanzados de soporte vital y continuar liderando y avanzando en el mundo en misiones científicas en el espacio profundo.

En general, la Campaña de Exploración se centra en un enfoque transformador que incluye el desarrollo de tecnologías y sistemas que permiten una serie de misiones lunares humanas y robóticas que son extensibles a Marte.

La NASA continúa manteniendo el liderazgo en la exploración robótica en y alrededor de Marte. La misión InSight de la agencia ahora está en camino a Marte y aterrizará en noviembre para estudiar el interior del Planeta Rojo. El desarrollo del próximo rover de la NASA en Marte continúa avanzando de manera excelente y está previsto que se lance en julio de 2020.

El rover Mars 2020 ayudará a nuestra búsqueda de vidas pasadas y demostrará la producción de combustible y otros recursos que permiten la exploración humana. También utilizaremos esta misión como un bloque de construcción para una misión robótica de ida y vuelta posterior con el lanzamiento del primer cohete histórico de otro planeta y un retorno de muestra. Esa misión servirá como un precursor crítico de una eventual serie de misiones tripuladas a Marte, planeadas para comenzar en la década de 2030 y que culminarán en un aterrizaje en superficie, que será apoyado por el trabajo que haremos en la Luna en los próximos años.