Más contenido en redes:

Desaparece una estrella sin dejar rastro

Una estrella 'monstruosa', que es dos millones de veces más brillante que el Sol desaparece sin dejar rastro. Esto podría evidenciar un nuevo tipo de muerte estelar.

La impresión artística de la luminosa estrella azul que desapareció misteriosamente. 
(Imagen: © ESO / L. Calçada)

En 2019, los científicos observaron que una estrella masiva 2,5 millones de veces más brillante que el Sol había desaparecido sin dejar rastro.

Ahora, en un nuevo artículo publicado este 30 de junio en la revista Monthly Notices of the Royal Astronomical Society, un equipo de astrofísicos han dado explicaciones a la desaparición de esta estrella, destacando la idea de que la estrella masiva murió y colapsó en un agujero negro sin experimentar primero una explosión de supernova, un acto de suicidio estelar verdaderamente "sin precedentes".


Esta estrella estaría situada en la galaxia enana Kinman

"De ser cierto, esta sería la primera observación directa de una estrella monstruosa que muere de esta manera", dijo el autor principal del estudio Andrew Allan.

Normalmente, cuando una estrella mucho más grande que nuestro sol llega al final de su vida, estalla en una enorme explosión de supernova. Estas explosiones son fáciles de detectar, ya que manchan el cielo a su alrededor con gas ionizado y radiación potente durante muchos años luz en todas las direcciones. Después de la explosión, el núcleo denso del material estelar sobrante puede colapsar en un agujero negro o una estrella de neutrones, dos de los objetos más masivos y misteriosos del espacio.

Pero esta estrella no dejó tal radiación. Simplemente desapareció.

Para investigar este misterio, los investigadores analizaron las observaciones anteriores de la estrella tomadas en 2002 y 2009. Descubrieron que la estrella había experimentado un fuerte período de explosión durante este tiempo, arrojando enormes cantidades de material estelar a un ritmo mucho más rápido de lo habitual. Estas estrellas pueden experimentar múltiples arrebatos como este en su vejez temperamental, escribieron los investigadores, haciendo que brillen mucho más de lo normal. El estallido probablemente terminó en algún momento después de 2011, dijo el equipo.

Esto podría explicar por qué la estrella parecía tan brillante durante esas primeras observaciones; sin embargo, no explica qué sucedió después del estallido que hizo que la estrella desapareciera. Una explicación podría ser que la estrella se atenuó considerablemente después de su explosión, y luego fue oscurecida por un velo de polvo cósmico. Si este fuera el caso, entonces la estrella podría reaparecer en futuras observaciones.

La explicación más extraña y más emocionante es que la estrella nunca se recuperó de su explosión, sino que colapsó en un agujero negro sin convertirse en supernova. Este sería un evento raro, admitió el equipo. Dada la masa estimada de la estrella antes de su desaparición, podría haber creado un agujero negro que midiera de 85 a 120 veces la masa del Sol, aunque la forma en que esto podría haber sucedido sin una supernova visible sigue siendo una pregunta abierta.