Más contenido en redes:

El descubrimiento del electromagnetismo

La relación entre electricidad y magnetismo se sospechó durante mucho tiempo. William Gilbert, quien experimentó con la electricidad a principios del siglo XVII, estaba motivado a hacerlo por el deseo de mejorar la navegación marítima utilizando brújulas magnéticas. Muchos de los experimentos de Benjamin Franklin tenían como objetivo comprender mejor la relación entre la electricidad y el magnetismo. Sin embargo, los avances más significativos en la comprensión de esta relación se produjeron en el siglo XIX, comenzando con el científico danés Hans Christian Ørsted. En 1820, Ørsted descubrió (por accidente) que un cable eléctrico haría que se moviera la aguja de una brújula. 

Bola de plasma (rolscience)


Ørsted teorizó correctamente que la electricidad creó un campo magnético, una observación que fue construida por otros científicos que se esforzaron por utilizar la electricidad para crear imanes. Sin embargo, el asombroso potencial de este descubrimiento solo se descubrió cuando los científicos invirtieron el proceso: en lugar de usar electricidad para crear imanes, buscaron usar imanes para generar electricidad. Este descubrimiento fue realizado a principios de la década de 1830 por dos científicos que trabajaban independientemente en lados opuestos del Océano Atlántico: Michael Faraday en Gran Bretaña y Joseph Henry en los Estados Unidos. Estos dos hombres descubrieron el principio de la inducción electromagnética: se podría generar una corriente eléctrica al exponer un conductor (como un cable de metal) a un campo magnético en constante cambio. Debido a que Faraday publicó sus hallazgos primero, generalmente se le atribuye haber hecho este descubrimiento, aunque Henry probablemente hizo su descubrimiento aproximadamente al mismo tiempo.

El descubrimiento de la inducción electromagnética abrió una amplia gama de posibles aplicaciones para la electricidad. Ahora era posible generar corrientes constantes de electricidad en lugar de solo ráfagas cortas, y los avances en la tecnología de baterías permitieron un almacenamiento de electricidad mucho más eficiente y a largo plazo. El primer campo que vio un cambio importante fue la comunicación, con la invención del telégrafo eléctrico. Los primeros telégrafos comerciales usaban el flujo de corriente eléctrica para mover una serie de agujas en un receptor que apuntaban a letras o símbolos codificados que representaban palabras o instrucciones simples. El sistema, aunque impresionante, era engorroso y requería múltiples cables y agujas para transmitir la información. El avance en la comunicación electrónica se produjo en 1844 con la invención de Samuel Morse de un código alfabético representado por una serie de clics cortos o largos causados ​​por el flujo o la interrupción de una corriente eléctrica a una máquina de telégrafo. El sistema era ingenioso en su simplicidad: era eficiente, muy fácil de enseñar a los operadores y solo requería una línea telegráfica. Más tarde, en el siglo XIX y principios del XX, la comprensión de los científicos sobre el electromagnetismo se perfeccionó aún más, lo que condujo a la eventual invención del telégrafo inalámbrico y la radio. El descubrimiento del electromagnetismo, entonces, revolucionó por completo la comunicación humana. 

Este post pertenece a la serie "Descubrimientos y Experimentos", puedes ver todos los posts aquí. 



Recordad que podéis seguirme en redes: 

twitter.com/rolscience 

instagram.com/rolscience 

Donde responderé a todas vuestras preguntas, también podéis realizarme cualquier tipo de sugerencia. Nos vemos en el siguiente post, Saludos.