Más contenido en redes:

La NASA estudiará el cosmos con un globo estratosférico

Transportado por un globo del tamaño de un estadio de fútbol, ​​ASTHROS utilizará un telescopio de última generación para observar longitudes de onda de luz que no son visibles desde la superficie terrestre.   

Esta ilustración muestra un globo a gran altitud que asciende a la atmósfera superior. Cuando están completamente inflados, estos globos tienen 150 metros de ancho, o aproximadamente el tamaño de un estadio de fútbol, ​​y alcanzan una altitud de 40 kilómetros.
Créditos: Laboratorio de Imagen Conceptual del Centro de Vuelo Espacial Goddard de la NASA / Michael Lentz

Se ha comenzado a trabajar en una nueva misión ambiciosa que llevará un telescopio de vanguardia de 2,5 metros a la estratosfera en un globo. Tentativamente planeado para lanzarse en diciembre de 2023 desde la Antártida, ASTHROS (abreviatura de Astrophysics Stratospheric Telescope para observaciones de alta resolución espectral en longitudes de onda submilimétricas) pasará unas tres semanas a la deriva en las corrientes de aire sobre el helado continente del sur y logrará varias primicias en el camino. 

Gestionado por el Laboratorio Jet Propulsion de la NASA, ASTHROS observa luz infrarroja lejana o luz con longitudes de onda mucho más largas de lo que es visible para el ojo humano. Para hacer eso, ASTHROS necesitará alcanzar una altitud de aproximadamente 40 kilómetros, aproximadamente cuatro veces más alto que los aviones comerciales. Aunque todavía está muy por debajo del límite del espacio (100 kilómetros, sobre la superficie de la Tierra), será lo suficientemente alto como para observar longitudes de onda de luz bloqueadas por la atmósfera de la Tierra.