Página 8 de 365: La nebulosa del Cangrejo


En todo el Universo, cada final es un nuevo comienzo. Cuando una estrella masiva muere, explotando como una supernova espectacular, se expulsan enormes cantidades de materia y energía al espacio circundante, y el resto de la explosión sigue siendo un centro de actividad feroz durante miles de años.

Uno de los remanentes de supernova más icónicos es la Nebulosa del Cangrejo. Una tenue y filamentosa nube de gas y polvo, se originó con una explosión de supernova que fue vista por los astrónomos chinos en el año 1054. Una estrella de neutrones giratoria (o púlsar) permanece en su centro, liberando corrientes de partículas altamente energéticas hacia la nebulosa.

Las nuevas observaciones también revelaron la presencia de moléculas que contienen argón, la primera vez que se ha encontrado una molécula basada en un gas noble en el espacio.

El argón se produce en las reacciones nucleares que tienen lugar durante las explosiones de supernova, y los astrónomos ya habían detectado este elemento en la Nebulosa del Cangrejo. Sin embargo, es sorprendente que el argón se uniera a otros elementos, formando moléculas que sobrevivieron en el ambiente hostil de un remanente de supernova, con el gas caliente aún expandiéndose a altas velocidades después de la explosión.