Así Edwin Hubble descubrió que nuestro universo se expande


Este año se cumple el 90 aniversario de un descubrimiento alucinante: La expansión del universo.

El descubrimiento fue encabezado por Edwin Hubble, el cual da nombre al Telescopio Espacial Hubble en órbita. Como astrónomo en el Observatorio Mount Wilson en Los Ángeles, Hubble tuvo acceso al equipo más vanguardista del momento, particularmente al telescopio Hooker de 100 pulgadas (2,5m). El telescopio, construido en 1917, fue el más grande de la Tierra hasta 1949.

Desde 1919, Hubble había estado descubriendo nuevas galaxias desde el observatorio, según el Instituto Carnegie para la Ciencia. En 1923, desarrolló un método para medir la distancia entre una galaxia lejana y la Vía Láctea, que consistía en calcular el brillo real de las estrellas en otra galaxia y luego comparar ese valor con el brillo de la Tierra.

Este trabajo llevó a otra revelación. Según el Instituto Carnegie, Hubble también conocía el trabajo de un astrónomo anterior, Vesto Melvin Slipher, quien había descubierto que podía medir qué tan rápido se estaba moviendo una galaxia respecto a la Vía Láctea al buscar cambios en las longitudes de onda de la luz que viene de esa galaxia. La medición se llama efecto Doppler (Para saber más sobre el efecto Doppler en astronomía pulse aquí).

Con información sobre la distancia de otras galaxias y su efecto Doppler, Hubble y sus colegas publicaron un documento en 1929 que cambiaría la astronomía. El documento, " Una relación entre la distancia y la velocidad radial entre las nebulosas extra-galácticas ", demostró que las galaxias visibles desde la Vía Láctea parecían estar alejándose a toda velocidad. (El 17 de enero de 1929, el documento fue "comunicado" a la Academia Nacional de Ciencias).

Lo que Hubble y sus co-autores habían observado era la expansión misma del universo. Para usar una famosa analogía, las galaxias son como pasas en la masa de pan del universo. A medida que aumenta la masa, todas las pasas se separan, pero todas siguen atrapadas en la misma masa. El descubrimiento permitió el cálculo de la edad del universo: alrededor de 13.7 mil millones de años.

Noventa años después de que el equipo del Hubble informara sobre sus hallazgos, los científicos aún están tratando de entender cómo funciona esta expansión. El año pasado, utilizando el telescopio llamado Hubble, los astrónomos informaron que la expansión es más rápida de lo esperado: 73 kilómetros por segundo por megaparsec, para ser precisos. Un megaparsec es de 3.3 millones de años luz, por lo que esta medida significa que por cada 3.3 millones de años luz de la Tierra, una galaxia parece estar retrocediendo a 73 kilómetros por segundo más rápido.

Unos meses más tarde, los mismos investigadores descubrieron que los tramos más distantes del universo parecen expandirse menos rápidamente, a 67 kilómetros por segundo por megaparsec. Las discrepancias sugieren que algo, tal vez la energía oscura o la materia oscura, está influyendo en la expansión del universo en formas aún no comprendidas.