Páginas

¿A qué altura están las nubes?


¿Alguna vez  te has preguntado al mirar el cielo, a que altura están las nubes?

Como ya habrás imaginado todas las nubes no están a la misma altura, dependen de una serie de cosas, el tipo de nube y en que momento del día se produce la condensación, que cambia según las condiciones atmosféricas.

Además, hablar de la altura de una nube puede significar dos cosas: Puede referirse a la altura sobre el suelo, en cuyo caso se llama  techo de nube o base de nube. O bien, puede describir la altura de la nube en sí, la distancia entre su base y su parte superior, o cuan "alta" es. Esta característica se llama espesor de la nube o profundidad de la nube . 

Definición de techo de nube:
El techo de nubes se refiere a la altura sobre la superficie terrestre de la base de nubes (o de la capa de nubes más baja si hay más de un tipo de nube en el cielo)

Las nubes bajas, que incluyen cúmulos y nubes, pueden formarse en cualquier lugar desde cerca de la superficie hasta 2000 metros.

Las nubes medias se forman a altitudes de 2.000 a 4000 metros sobre el suelo cerca de los polos, de 2000 a 7000 metros en latitudes medias y 2.000 a 2600 metros en el zona tropical. 

Las nubes altas tienen alturas de base de 3000 a 7600 metros en regiones polares, 5000 a 12200 metros en regiones templadas y 6100 a 18300 metros en la región tropical.

El techo de nubes se mide utilizando un  instrumento meteorológico conocido como ceilómetro o Nefobasímetro. Los ceilómetros funcionan enviando un intenso rayo láser de luz al cielo. A medida que el láser viaja por el aire, encuentra gotitas de nubes y se dispersa de regreso al receptor en el suelo, que luego calcula la distancia (es decir, la altura de la base de nubes) a partir de la intensidad de la señal de retorno.

Grueso y profundidad de la nube:
La altura de la nube, también conocida como espesor de la nube o profundidad de la nube, es la distancia entre la base o parte inferior de una nube y su parte superior. No se mide directamente, sino que se calcula restando la altitud de su parte superior de la de su base. 

El espesor de la nube no es solo algo arbitrario, en realidad está relacionado con la cantidad de precipitación que una nube es capaz de producir. Cuanto más gruesa es la nube, más pesada es la precipitación que cae de ella. Por ejemplo, las nubes cumulonimbus, que se encuentran entre las nubes más profundas, son conocidas por sus tormentas eléctricas y fuertes aguaceros, mientras que las nubes muy finas (como los cirros) no generan ninguna precipitación.