¿De qué está hecha la Luna?


Todos conocemos a nuestra Luna, de hecho, la Luna es el cuerpo más fácil de observar a simple vista en el cielo después del Sol, pero muy pocos saben de qué está hecha, algo que podemos dividir en dos categorías, sobre la superficie y bajo ella.

La superficie de la Luna:
La superficie de la Luna está cubierta por volcanes inactivos, cráteres de impacto y flujos de lava, que los primeros científicos pensaron que esas oscuras extensiones de la Luna podrían ser océanos, y, realmente, son una especie de océanos, pero en lugar de agua, están formados por piscinas de lava endurecida.

La superficie de la Luna muestra mucha evidencia de asteroides. Al principio de la historia del sistema solar, todos los planetas y lunas sufrieron un intenso bombardeo, ya que las últimas rocas fueron capturadas por su gravedad y chocaron contra su superficie. En la Tierra, la tectónica de placas y la erosión cubrieron gran parte de la evidencia de este período, mientras que la atmósfera ayudó a quemar a algunos de los delincuentes más pequeños antes de que llegaran a la superficie. Pero la Luna carece de estos tres elementos de limpieza, por lo que la historia del sistema solar se conserva en su superficie.

Por supuesto, el período de intensos bombardeos, que terminó hace unos 3800 millones de años, no fue responsable de todos los cráteres en la Luna. Los asteroides grandes y pequeños continuaron asaltando la superficie, pero a un ritmo más lento, lo que llevó a la superposición de cráteres.

La corteza de la Luna está formada por una superficie rocosa cubierta de regolito. Lo que permite una mayor facilidad de dejar huellas, sean los impactos de meteoritos o las huellas humanas (como la famosa huella de Neil Armstrong ) con un detalle excepcional.
Huella de Neil Armstrong en la Luna



La corteza de la Luna tiene alrededor de 60 a 100 kilómetros de espesor. El regolito en la superficie puede ser tan superficial como 3 metros o tan profundo como 20 metros en las tierras altas.

Bajo la superficie:
Como la Tierra, la Luna tiene una corteza, un manto y un núcleo. Profundamente dentro de su interior, la Luna puede tener un núcleo de hierro sólido rodeado por un núcleo externo de hierro líquido más suave y algo fundido. El núcleo externo puede extenderse hasta 500 km. Pero el pequeño núcleo interno solo constituye aproximadamente el 20 por ciento de la Luna, en comparación con el 50 por ciento del núcleo de otros cuerpos rocosos.

La mayor parte del interior de la Luna está formada por la litosfera, que tiene un espesor de aproximadamente 1000 km. A medida que esta región se fundía temprano en la vida lunar, suministraba el magma necesario para crear llanuras de lava en la superficie. Sin embargo, con el tiempo, el magma se enfrió y solidificó, cesando la actividad volcánica  en la Luna.