Curiosidades sobre las nubes


El cielo puede estar lleno de agua. Pero la mayoría de las veces no puedes ver el agua. Las gotas de agua son demasiado pequeñas para ser vistas. Se han convertido en un gas llamado vapor de agua. A medida que el vapor de agua sube en el cielo, el aire se enfría. El aire más frío hace que las gotas de agua empiecen a adherirse a cosas como polvo, hielo o sal marina.

Las nubes obtienen sus nombres de dos maneras. Una forma es por donde se encuentran en el cielo (altas y bajas). Las nubes bajas pueden incluso tocar el suelo. Estas nubes se llaman niebla.

Otra forma en que se nombran las nubes es por su forma. Las nubes cirros son nubes altas. Parecen plumas. Las nubes cúmulos son nubes medias. Estas nubes parecen bolas de algodón gigantes en el cielo. Las nubes estratos son nubes bajas. Cubren el cielo como sábanas.

Estas son las curiosidades más sorprendentes que cambiarán tu forma de ver las nubes:

El título de la nube más alta es para la hermosa pero rara nube noctilucente. Flota a unos 60000 metros y es demasiado débil para ser vista a la luz del día.

Se vuelven visibles durante el crepúsculo cuando la luz solar desde debajo del horizonte los ilumina para revelar sus débiles contornos fantasmales.

Otros planetas en nuestro sistema solar también tienen nubes.
Como son las nubes de Júpiter (nubes de amoniaco)
La clásica nube blanca es conocida como cúmulo.

Las nubes cirros son altas en el cielo. Son tenues y pequeños. Observa cómo las nubes cirros se mueven a través del cielo y sabrás de dónde viene el siguiente patrón de clima. Las nubes cirros suelen significar un cambio en el clima.


Las nubes lenticulares son las más espectaculares, estas nubes se producen cuando hay un cambio de densidad en el aire y este se desplaza de forma vertical, se suelen ver en zonas montañosas y acompañadas de un cielo despejado.

Las nubes verdes a menudo significan que se acerca un tornado.

Las nubes altoestratos son bajas y grises o blancas. Cubren todo el cielo y se ven suaves. Significan que viene nieve o lluvia.

Si bien hay muchos factores que determinarán la cantidad exacta de vapor de agua que contiene una nube (por ejemplo, temperatura, altitud, presión, etc.), podemos trabajar con un promedio de aproximadamente 5 g de agua por metro cúbico de nube.

Esto significa que una nube común de tamaño promedio pesaría alrededor de 400000kg.