Más contenido en redes:

Kepler-22b: Exoplaneta en la zona habitable

Kepler-22b es el primer planeta extrasolar, o exoplaneta, que el telescopio espacial Kepler encontró en la zona habitable de su estrella. Se cree que es un lugar prometedor para buscar vida. Pero a 600 años luz de distancia, un mayor escrutinio de este mundo puede requerir telescopios más potentes. 

Impresión artística de Kepler-22b, un planeta conocido por estar en la zona habitable de una estrella similar al Sol.
(Imagen: © NASA / Ames / JPL-Caltech.)

Anunciado en 2011, se estima que Kepler-22b es 2,4 veces más grande en diámetro en la Tierra, con una temperatura superficial media de 22 grados Celsius. Sin embargo, en los años transcurridos desde entonces, los investigadores han debatido qué tan habitable es realmente el planeta.

Descubrimiento:

La NASA anunció por primera vez Kepler-22b como parte de un conjunto de 54 candidatos a planetas habitables en febrero de 2011. Todos estos planetas fueron encontrados por el telescopio espacial Kepler. El telescopio busca mundos extraños midiendo las inmersiones en la luz de la estrella madre a medida que el planeta se acerca a la estrella (desde el punto de vista de la Tierra).

Para diciembre de 2011, los astrónomos pudieron confirmar la existencia de Kepler-22b, los científicos publicaron sobre esto en el Astrophysical Journal. Se anunciaron más detalles sobre Kepler 22b como parte de una conferencia de prensa más grande. En la conferencia, la NASA anunció que Kepler había encontrado más de 1000 nuevos candidatos a exoplanetas. (Para junio de 2017, Kepler había descubierto más de 4000 planetas y planetas potenciales.)

Kepler-22b es ligeramente más grande que la Tierra, pero tiene una órbita que es bastante similar (290 días a los 365 de la Tierra). Kepler-22b también orbita un sol de clase G-star como nuestro sol, pero la estrella del exoplaneta es un poco más pequeña y fría. Los investigadores elogiaron el hallazgo por ayudar a cumplir la misión de Kepler de encontrar otra Tierra.

Un miembro del equipo de Kepler también sugirió que el planeta, con más del doble del tamaño de la Tierra, puede no ser capaz de albergar vida en su superficie. En cambio, podría tener un entorno más cercano a Neptuno: núcleo rocoso, gran océano.

Este diagrama compara nuestro sistema solar con el sistema Kepler-22. El área verde representa la zona habitable donde el agua puede existir en forma líquida. La estrella de Kepler-22 es un poco más pequeña que nuestro sol, por lo que su zona habitable está un poco más cerca. La órbita de Kepler-22b alrededor de su estrella tarda 289 días y es aproximadamente un 85 por ciento más grande que la órbita de la Tierra. (Crédito de la imagen: NASA / Ames / JPLCal-tech.)

Búsquedas de zonas habitables:

Desde 2012 se han producido algunos artículos científicos que examinan Kepler-22b en detalle. 

Un resumen del Congreso Europeo de Ciencia Planetaria de 2015 analizó la variabilidad en la energía producida por la estrella anfitriona de Kepler-22b, lo que afectaría su habitabilidad. 
Un resumen de la reunión de la American Astronomical Society de 2016 mostró los resultados de simular exomoons en el sistema, para ver cuán habitables podrían ser. (Los autores concluyeron que "los sistemas de satélites también tienen el potencial de soportar la vida", según el resumen). 
Dicho esto, una búsqueda de un exomoon alrededor de Kepler-22b ( publicado en el Astrophysical Journal en 2013 ) no encontró evidencia de ninguna luna en ese sistema.
Sin embargo, la habitabilidad de Kepler-22b no es necesariamente algo seguro. Solo figura en una "muestra óptima" de planetas potencialmente habitables en el Catálogo de Exoplanetas Habitables (un proyecto del Laboratorio de Habitabilidad Planetaria de la Universidad de Puerto Rico en Arecibo). La lista incluye planetas que pueden no ser rocosos, pueden no incluir agua líquida o pueden orbitar en el borde de la zona habitable.

Observaciones futuras:

Kepler todavía está operativo a fines de 2017, pero examina diferentes áreas del cielo porque no puede apuntar en una dirección debido a fallas mecánicas (el telescopio está funcionando mucho más allá de su vida útil esperada). Ha encontrado muchos otros mundos potencialmente habitables desde Kepler-22b. Aunque la distancia de estos mundos hace que sea difícil realizar seguimientos, es posible seguir trabajando con telescopios terrestres u futuros observatorios espaciales.

Los posibles telescopios que podrían examinar Kepler-22b incluyen el telescopio espacial James Webb (programado para su lanzamiento en 2020) o el telescopio europeo extremadamente grande terrestre o E-ELT; La primera luz, o cuando el telescopio inicia por primera vez las observaciones de prueba, está dirigida para 2024.

Este post pertenece a la serie "El Sistema Solar", puedes ver todos los posts aquí. 


Recordad que podéis, seguirme en redes: 

twitter.com/rolscience 

instagram.com/rolscience 

Donde responderé a todas vuestras preguntas, también podéis realizarme cualquier tipo de sugerencia. Nos vemos en el siguiente post, Saludos.