Más contenido en redes:

Muerte por la materia oscura

Alrededor de un cuarto de la masa del universo consiste en una sustancia misteriosa e invisible llamada materia oscura. Y existe la posibilidad de que una de sus formas se comporte como proyectiles diminutos de alta velocidad, lanzándose a través de la carne humana como balas, según un nuevo estudio.

De hecho, el impacto de la materia oscura generaría tanto calor que derretiría la carne, informaron los autores del estudio.

Un anillo fantasmal de materia oscura flotando en el cúmulo de galaxias ZwCl0024 + 1652, una de las pruebas más sólidas hasta la fecha de la existencia de materia oscura.(Imagen: © ESA / Hubble)

Esa idea puede parecer descabellada, pero debido a que la materia oscura no se puede observar directamente, las propuestas aparentemente escandalosas merecen una cuidadosa consideración hasta que se puedan descartar de manera concluyente.

La mayoría de los físicos que buscan la materia oscura están buscando partículas más pequeñas que los átomos. Pero las piezas más masivas de materia oscura conocidas como macroscópica materia oscura, o macros, podrían estar al acecho en el cosmos. En teoría, las macros podrían interactuar directamente con objetos físicos como los cuerpos humanos, causando "daños significativos", según el nuevo estudio titulado "La muerte por la materia oscura".

El daño de una colisión semejante sería comparable a una herida de bala, escribieron los investigadores. Sus hallazgos se publicaron en línea el 15 de julio en la revista pre-impresión arXiv.