Más contenido en redes:

La NASA descubre que Europa brilla

 Nuevos experimentos de laboratorio recrean el entorno de Europa y descubren que la luna helada brilla, incluso en su lado nocturno. El efecto es más que una imagen genial.

Esta ilustración de Europa, la luna de Júpiter, muestra cómo la superficie helada puede brillar en su lado nocturno, el lado opuesto al Sol. Las variaciones en el brillo y el color del brillo en sí podrían revelar información sobre la composición del hielo en la superficie de Europa. Crédito: NASA.

A medida que Europa, la luna helada y llena de océanos, orbita a Júpiter, resiste un implacable golpe de radiación. Júpiter golpea la superficie de Europa día y noche con electrones y otras partículas, bañándola en radiación de alta energía. Pero a medida que estas partículas golpean la superficie de la luna, también pueden estar haciendo algo de otro mundo: hacer que Europa brille en la oscuridad.

En este vídeo podremos ver los satélites galileanos, entre ellos, Europa, donde verémos su superficie al detalle.

Una nueva investigación de científicos del Laboratorio Jet Propulsion de la NASA en el sur de California detalla por primera vez cómo se vería el resplandor y qué podría revelar sobre la composición del hielo en la superficie de Europa. Los diferentes compuestos salados reaccionan de manera diferente a la radiación y emiten su propio brillo único. A simple vista, este resplandor se vería a veces ligeramente verde, a veces ligeramente azul o blanco y con diferentes grados de brillo, dependiendo del material que sea.

Los científicos usan un espectrómetro para separar la luz en longitudes de onda y conectar las distintas "firmas", o espectros, a diferentes composiciones de hielo. La mayoría de las observaciones que utilizan un espectrómetro en una luna como Europa se toman utilizando la luz solar reflejada en el lado diurno de la luna, pero estos nuevos resultados iluminan cómo se vería Europa en la oscuridad.

Esto se debe a que Europa tiene un océano interior global masivo que podría filtrarse a la superficie a través de la gruesa corteza de hielo de la luna. Al analizar la superficie, los científicos pueden aprender más sobre lo que hay debajo.

Fuente: NASA.gov