Más contenido en redes:

¿Qué pasaría si la Tierra compartiera su órbita con otro planeta?

La Tierra es el único planeta que viaja dentro de su órbita casi circular alrededor del Sol. Pero, ¿Qué ocurriría si la Tierra compartiera su órbita con otro planeta? 



Una de las formas más inusuales en las que dos planetas podrían "co-orbitar" o compartir la misma zona alrededor de su estrella son las llamadas órbitas en herradura. En lugar de que ambos mundos se muevan en un círculo alrededor de una estrella, cada uno se movería a lo largo del borde de su propia pista en forma de herradura.

Las órbitas en herradura de las lunas de Saturno, Jano y Epimeteo. (Crédito de la imagen: Sean Raymond)

Las órbitas en herradura pueden parecer extraordinariamente improbables. Sin embargo, las lunas de Saturno; Jano y Epimeteo, viajan en órbitas en forma de herradura a unos 150000 kilómetros del planeta, un poco más allá de los anillos principales de Saturno. Lo más cerca que se encuentran es a unos 15000 km entre sí.

Imaginemos cómo se verían las órbitas en herradura con un par de mundos del tamaño de la Tierra en la zona habitable del Sol: El área que rodea una estrella lo suficientemente templada para que el agua líquida sobreviva en la superficie de un planeta. Vamos a nombrar estos mundos Terra y Tellus, ambas palabras latinas para "Tierra".

En su acercamiento más cercano posible entre sí, Terra y Tellus estarían dentro de aproximadamente 4% a 5% de una unidad astronómica (AU), la distancia promedio entre la Tierra y el Sol (que es de aproximadamente150 millones de kilómetros). A esa distancia, se verían tan grandes entre sí como de un cuarto a un quinto del diámetro de la luna llena. Después, se alejarían lentamente la una de la otra hasta que se perdieran de vista detrás del Sol.

La Tierra vista desde el espacio


La duración de estos ciclos de aproximaciones y salidas depende de la amplitud de las órbitas en herradura. Para Terra y Tellus, las órbitas en herradura se extenderían desde aproximadamente 0,995 AU hasta aproximadamente 1,005 AU, por lo que tomaría alrededor de 33 años entre encuentros cercanos. Los pequeños cambios en la distancia del Sol probablemente significarían que los climas de Terra y Tellus no cambiarían mucho al cambiar entre los lados de sus órbitas en herradura.

Fuente: livescience.com

Recuerda que puedes enviarme las preguntas por correo o por redes sociales.