Más contenido en redes:

¿Sobrevivirá nuestro sistema solar a la muerte de nuestro sol?

Queda mucho tiempo hasta que nuestro sol muera, en concreto, unos 4500 millones de años, más o menos, pero algún día sucederá, ¿y qué pasará entonces con nuestro sistema solar?

Sistema Solar (NASA)

El problema comienza antes de la muerte propiamente dicha: lo primero con lo que tenemos que lidiar es con el 'Sol anciano'.

A medida que continúa la fusión del hidrógeno dentro del Sol, el helio, se acumula en el núcleo, aumentando de tamaño y de temperatura.

Esto significa que a medida que el Sol envejece, se vuelve cada vez más brillante. Los dinosaurios conocían un Sol más tenue del que vemos hoy, y en tan solo unos pocos cientos de millones de años, el Sol habrá crecido tanto que la Tierra se calentará demasiado.

En este vídeo podremos ver todo lo que existen en el Sistema Solar

Nuestra atmósfera desaparecerá. Nuestros océanos se evaporarán. Por un tiempo, nos veremos como Venus, encerrados en una atmósfera asfixiante de dióxido de carbono. 

En las etapas finales de la fusión del hidrógeno, nuestro Sol se hinchará y se hinchará, distorsionándose y volviéndose hinchado y rojo. El Sol se convertirá en una estrella gigante roja, y consumirá a Mercurio y Venus con seguridad. Podría o no perdonar a la Tierra, dependiendo exactamente de su tamaño. Si la atmósfera distendida del Sol llega a nuestro mundo, la Tierra se disolverá en menos de un día.

Pero incluso si la expansión del Sol se detiene, no será bueno para la Tierra. Las energías extremas emitidas por el Sol serán lo suficientemente intensas como para vaporizar las rocas, dejando atrás nada más que el denso núcleo de hierro de nuestro planeta.

Los planetas exteriores también sufrirán las consecuencias del aumento de la radiación solar. Los anillos de Saturno están hechos de hielo de agua casi pura, y el Sol del futuro simplemente estará demasiado caliente para que sobrevivan. Lo mismo ocurre con las lunas heladas que orbitan a esos gigantes. Europa, Encelado y todas las demás lunas perderán sus superficies heladas.

Al principio, el aumento de la radiación destruirá los cuatro planetas exteriores, destruyendo sus atmósferas, que son tan frágiles como la de un planeta terrestre.

Pero el Sol aún no se detendrá. En sus etapas finales, se hinchará y contraerá repetidamente. Esta no es la situación más estable, gravitacionalmente hablando. El Sol 'trastornado' empujará y tirará de los planetas exteriores en direcciones extrañas, consumiendolos por su gravedad o sacándolos por completo del sistema.

Durante unos cientos de millones de años, las partes más externas de nuestro sistema solar serán un lugar decente para llamar hogar. Con tanto calor y radiación provenientes del Sol gigante rojo, la zona habitable, la región alrededor de una estrella donde las temperaturas son las adecuadas para el agua líquida, se desplazará hacia el exterior.

Como vimos anteriormente, al principio las lunas de los mundos exteriores se derretirán, perderán sus superficies heladas y potencialmente albergarán océanos de agua líquida en sus superficies. Finalmente, los objetos del cinturón de Kuiper, incluidos Plutón y sus misteriosos amigos, también perderán su hielo. Que pueden transformarse en mini-Tierras que orbitan a un Sol rojo distante y distorsionado.

Pero finalmente, nuestro sol morirá explotando en una supernova, destrozando todos los astros a su alrededor y convirtiendo todo el material resultante en una nebulosa.

Recuerda que puedes enviarme las preguntas por correo o por redes sociales.