Más contenido en redes:

¿Por qué el agua de los océanos es salada?

La sal en el océano proviene de dos fuentes: la escorrentía de la tierra y las aberturas en el fondo marino.

Las rocas terrestres son la principal fuente de sales disueltas en el agua de mar. El agua de lluvia que cae sobre la tierra es ligeramente ácida, por lo que erosiona las rocas. Esto libera iones que son transportados a arroyos y ríos que eventualmente desembocan en el océano. Muchos de los iones disueltos son utilizados por organismos en el océano y se eliminan del agua. Otros no se eliminan, por lo que sus concentraciones aumentan con el tiempo.

Otra fuente de sales en el océano son los fluidos hidrotermales, que provienen de respiraderos en el fondo marino. El agua del océano se filtra por las grietas del lecho marino y es calentada por el magma del núcleo de la Tierra. El calor provoca una serie de reacciones químicas. El agua tiende a perder oxígeno, magnesio y sulfatos y a recoger metales como hierro, zinc y cobre de las rocas circundantes. El agua calentada se libera a través de conductos de ventilación en el lecho marino, llevando consigo los metales. Algunas sales oceánicas provienen de erupciones volcánicas submarinas, que liberan minerales directamente al océano.

Vídeo de la Tierra desde la Estación Espacial donde podremos captar a la perfección los océanos.

Dos de los iones más frecuentes en el agua de mar son el cloruro y el sodio. Juntos, constituyen alrededor del 85 por ciento de todos los iones disueltos en el océano. El magnesio y el sulfato constituyen otro 10 por ciento del total. Otros iones se encuentran en concentraciones muy pequeñas.

La concentración de sal en el agua de mar (salinidad) varía con la temperatura, la evaporación y la precipitación. La salinidad es generalmente baja en el ecuador y en los polos, y alta en latitudes medias. La salinidad promedio es de aproximadamente 35 partes por mil. Dicho de otra manera, aproximadamente el 3,5 por ciento del peso del agua de mar proviene de las sales disueltas.

Recuerda que puedes enviarme las preguntas por correo o por redes sociales.