Paradoja de Fermi


Constantemente nos dicen que nuestra galaxia debe estar plagada de civilizaciones extraterrestres, pero parece haber una clara falta de pruebas sobre su paradero.

Esta contradicción es el núcleo de una paradoja conocida como la "paradoja de Fermi", un problema que fue destacado en la década de 1950 por el físico italiano Enrico Fermi.


Básicamente, la paradoja de Fermi es la contradicción entre la evidencia de las estimaciones que afirman que hay una alta probabilidad de que existan otras civilizaciones inteligentes en el universo observable, y la ausencia de evidencia de dichas civilizaciones.

¿Dónde están los aliens?

La paradoja de Fermi intenta comprender por qué no hemos encontrado extraterrestres teniendo en cuenta que vivimos en un Universo con una edad de 13,75 mil millones de años e inimaginablemente vasto. Dada la edad y la gran dimensión del espacio. ¿Por qué no hay evidencia de vida extraterrestre?

Incluso si limitamos el enfoque en la Vía Láctea, que se cree que alberga más de 300 mil millones de estrellas, entonces, si solo el 1 por ciento de esas estrellas posee planetas que alojan vida, y un número menor alberga vida inteligente, entonces debería haber millones, de civilizaciones por ahí. Por desgracia, parece que la evidencia sugiere que no hay vida.

Podríamos considerar la paradoja de otra manera y preguntarnos por qué no son solo los extraterrestres los que parecen ausentes, sino que también parece haber una clara falta de sus artefactos. Después de todo, el Universo ha existido por mucho tiempo y nuestro Sol es considerado una estrella de tercera generación, seguramente al menos las estrellas de segunda generación habrían producido suficientes elementos pesados ​​para facilitar la formación de la vida.

Esto significaría que debería haber habido suficiente tiempo para que lleguen extraterrestres aquí, incluso utilizando los métodos lentos de propulsión disponibles para nosotros hoy en día. Sin embargo, esperamos ... y nada. Incluso nuestros intentos de buscar las señales de radio de vida en el espacio exterior han fallado, hasta ahora.

Hay muchos intentos de proporcionar razones para esta falta de evidencia. Una es simple: la vida no es tan común como pensábamos, quizá, civilizaciones como la nuestra son increíblemente raras.

Este es un buen punto, explicaría por qué aún no hemos conocido a un extraterrestre. Sin embargo, el descubrimiento de planetas en órbita alrededor de otras estrellas, con condiciones para albergar vida, la detección de compuestos orgánicos en los cometas y la preponderancia del agua en nuestro sistema solar sugiere que las condiciones e ingredientes para la vida son de hecho comunes. Dado todo esto, es difícil entender por qué la vida no habría evolucionado en más de un lugar.

Pero si las civilizaciones alienígenas están allí, entonces las distancias y las escalas de tiempo que separan las estrellas pueden ser tan vastas que no permitan la comunicación entre nuestros vecinos alienígenas.

La estrella más cercana a la nuestra, Próxima Centuari, está a solo 4 años luz de distancia y con nuestra tecnología actual tomaría cientos de miles de años llegar a una nave espacial. Incluso un mensaje de radio que viaja a la velocidad de la luz tardaría más de 4 años en llegar, suponiendo que los "próximacentaurianos" estén escuchando en la frecuencia correcta y en la dirección correcta en primer lugar.

¡Tal vez hay una razón más siniestra! Con la inteligencia viene la tecnología avanzada, retoques con átomos, fusión, fisión y armas nucleares, y con esto viene el riesgo de autodestrucción, ya sea a través de la guerra o por accidentes en un nivel de extinción. Alternativamente, con la inteligencia superior viene el deseo de destruir otras civilizaciones menos inteligentes. Pero sea cual sea el motivo, una civilización superior que borre a todos los demás explicaría la ausencia de extraterrestres.

Todo esto es solo una conjetura, pero los hechos son simples, en resumen, el Universo es grande y viejo, las condiciones para la vida parecen comunes, sin embargo, los extraterrestres parecen algo elusivos. Tal vez la escala de las cosas hace que sea increíblemente poco probable para el contacto físico, por lo que tal vez la comunicación por radio sea el camino a seguir.

Por ahora, seguiremos confundidos en la paradoja de Fermi, nos preguntamos dónde están los extraterrestres, y tan solo podemos especular sobre su existencia, hasta que llegue el momento de hacer historia y establecer contacto con vida de otro planeta.