Más contenido en redes:

Messier 1 (La Nebulosa del Cangrejo)


En 1054, los astrónomos chinos registraron uno de los eventos astronómicos más maravillosos, la muerte de una estrella, que dio origen a la Nebulosa del Cangrejo y fue durante casi un mes, visible en el cielo diurno.

Con una magnitud aparente de 8,4 y ubicado a 6500 años luz de la Tierra en la constelación de Tauro, la Nebulosa del Cangrejo se puede observar con un pequeño telescopio y se observa mejor en enero. La nebulosa fue descubierta por el astrónomo inglés John Bevis en 1731, y luego fue observada por Charles Messier, quien la confundió con el cometa de Halley. La observación de Messier de la nebulosa lo inspiró a crear un catálogo de objetos celestes que podrían confundirse con cometas, que puedes ver aquí.

Este gran mosaico de la Nebulosa del Cangrejo fue ensamblado a partir de 24 exposiciones individuales capturadas por el Hubble durante tres meses. Los colores de esta imagen no coinciden exactamente con lo que veríamos con nuestros ojos, pero nos permiten conocer la composición de este espectacular cadáver estelar. Los filamentos anaranjados son los restos andrajosos de la estrella y consisten principalmente de hidrógeno. El azul en los filamentos en la parte exterior de la nebulosa representa oxígeno neutro. El verde es azufre ionizado individualmente, y el rojo indica oxígeno doblemente ionizado. Estos elementos fueron expulsados ​​durante la explosión de supernova.

Una estrella de neutrones que gira rápidamente (el núcleo ultradenso de la estrella explotada) está incrustada en el centro de la Nebulosa del Cangrejo. Los electrones girando casi a la velocidad de la luz alrededor de las líneas de campo magnético de la estrella producen la misteriosa luz azul en el interior de la nebulosa. La estrella de neutrones, como un faro, emite rayos gemelos de radiación que hacen que parezca que pulsa 30 veces por segundo a medida que gira.

Continuar viendo el catálogo de Messier | Messier 2, el primer cúmulo globular.