Paradoja matemática | El asno de Buridán.

La paradoja del asno de Buridán debe su nombre al filósofo francés Jean Buridán, pero no fue originada por Buridán sino por Aristóteles, donde el uso de la lógica, no puede hallar una solución en una situación con opciones en igualdad de condiciones.

Imagina un asno con un pensamiento puramente lógico, si tiene sed bebe, si tiene hambre come... Pero un día, dicho asno es colocado a la misma distancia de dos montones iguales de heno, entonces el asno se verá incapaz de tomar una decisión racional, dado que ambos montones están a la misma distancia, no sabrá hacia que montón ir, con lo cual, el asno ante la indecisión acabaría muriendo de hambre.

La paradoja nos hace ver, que cuando no hay una razón suficiente para que una cosa suceda en vez de otra, entonces, no sucederá nada.