La paradoja del adivino

Jugando con la lógica, la predicción del futuro puede llevarnos a una curiosa paradoja.

Un día, Mario decide visitar a una vidente, y estos entran en una fea discusión.

Mario: Sólo eres una engañabobos, no puedes predecir el futuro.

Vidente: ¡Claro que puedo!

Mario: No puedes y te lo demostraré.

Mario anotó algo en un papel, lo dobló y lo guardó debajo de la bola.

Mario: En este papel tienes escrito un acontecimiento, si eres capaz de predecir si sucederá antes de media hora te doy 100 euros, si no, me tienes  que dar 100 euros ¿Trato?

Vidente: Trato

Entonces la vidente debía tomar una decisión  antes de media hora y dijo: SÍ, sucederá. Acto seguido, la vidente sacó el papel de debajo de la bola, y leyó en voz alta: 'Antes de media hora dirás NO'

Vidente: ¡Eso es trampa! Yo dije Sí y me equivoqué, pero si hubiera dicho que NO también habría perdido.

A lo que Mario contestó.

Mario: 100 euros por favor.

Evidentemente es imposible acertar a este acontecimiento, otra forma de esta paradoja se plantea al preguntarle a otra persona ¿Será NO la próxima palabra que pronuncie usted? Responda diciendo SI o NO.