Informe ONU: La culpa NO es de las vacas


Esta semana se ha hablado bastante sobre un informe sobre el impacto de la ganadería en el medioambiente, la contaminación que esta supone, y que además, deberíamos reducir la producción ganadera, para así no acabar con el planeta.

En mi opinión, creo que este revuelo que se ha montado es totalmente innecesario, hay cosas más importantes que contaminan más que deberían ser el foco de atención. Es más, la propia ONU, ha hecho un llamamiento a todos los líderes para que acudan a Nueva York el 23 de septiembre con planes concretos y realistas para mejorar sus contribuciones concretas a nivel nacional para 2020, siguiendo la directriz de reducir las emisiones de gases de efecto invernadero un 45 % en los próximos diez años y a cero para 2050, con el objetivo de reducir 2ºC la temperatura media anual del planeta, y ¿Sabéis cuáles son los puntos a tratar?

Voy a copiar y pegar textualmente lo que han dicho:

"Esto significa acabar con las subvenciones a los combustibles fósiles y a la agricultura alta en emisiones para promover el cambio hacia la energía renovable, los vehículos eléctricos y prácticas de agricultura inteligente. Significa fijar un precio del carbono que refleje su auténtico coste de emisiones, desde los riesgos climáticos hasta los peligros para la salud que provoca la contaminación del aire. Y significa acelerar el cierre de las centrales de carbón, parar la construcción de nuevas y reemplazar los puestos de trabajo con alternativas más saludables para que la transición sea justa, inclusiva y rentable." 
(Ver enlace del informe completo de la ONU aquí)

Como os habréis fijado, no hay ni una sola mención a la ganadería, las vacas no es algo que preocupe a la ONU porque no es algo crítico, como por ejemplo, pueden ser las minerías de carbón, los fósiles o los coches.

En definitiva, es cierto que las vacas contaminan, que si se aumenta su producción pues más contaminarán, pero seamos sinceros, ¿Qué contamina una vaca en comparación con un coche? En Extremadura hay una gran producción de ganadería y en Madrid una gran concentración de coches, adivina quién tiene problemas de contaminación.