En el espacio hay silencio absoluto.


La luz en su dualidad partícula-onda es capaz de propagarse en cualquier lugar, no necesita un medio para desplazarse, en cambio, el sonido es una onda longitudinal que requiere un medio material para propagarse, se transmite mediante vibraciones, requiriendo dicho medio para mantener la vibración. Por tanto, en el vacío a no haber medio, las ondas del sonido no pueden mantener su vibración. 

En el espacio, aunque no hay vacío total, es difícil escuchar algo, lo normal es escuchar un silencio absoluto. Aunque hay excepciones, como es el caso de las grandes explosiones, agujeros negros, supernovas... Entre otras cosas.