Ordenador cuántico. ¿El ordenador del futuro?



Cualquier ordenador o computador responde al lenguaje binario (carga eléctrica que puede ser traducida en forma de ceros y unos) dicho lenguaje es el responsable de que los ordenadores almacenen información y puedan realizar operaciones, de hecho, la unidad mínima de información es llamada bit, y puede adoptar solo un valor, cero o uno.
Con lo cual, para aumentar la potencia de un ordenador basta con aumentar el número de bits con los que puede trabajar.

Pero... ¿Qué pasaría si la unidad mínima de información no pudiese ser cero o uno sino ambos a la vez? A eso los científicos lo han llamado cubit (el bit cuántico).

El cubit ofrece muchas más ventajas que un bit normal, puede realizar muchísimas más operaciones, además de poder realizar cálculos de un modo completamente distinto. Lo que ayudaría a resolver grandes problemas de la ciencia aún por resolver.

Pero el problema de trabajar con cubits es que hay que usar átomos en lugar de chips, y trabajar con átomos no es una tarea sencilla. Cómo hemos dicho anteriormente para aumentar la potencia de un ordenador normal basta con aumentar el número de bits, pero para aumentar la potencia de un ordenador cuántico habría que aumentar el número de cubits, y para aumentar el número de cubits algunos investigadores recurren a los iones cuyos estados cuánticos pueden ser controlados por láseres, el método no es eficaz al 100%, pero ha permitido crear los primeros computadores cuánticos programables.



Como es el caso del ordenador cuántico diseñado en Estados Unidos.

D-Wave, el ordenador cuántico de Google y la Nasa, comprado por 15 millones de dólares.
Por último, destacar el ordenador cuántico de IBM, disponible para todo aquel interesando en usarlo de forma remota.