Pensar es más que hablar.

Georg Cantor
Según la teoría de conjuntos de Cantor, el conjunto de palabras que podemos generar, ya sea hablando o escribiendo, es numerable. Si tenemos en cuenta que el conjunto de signos de que dispone un idioma es finito, es obvio que generará un conjunto numerable. Otra cosa diferente es el conjunto de cosas que podemos pensar; éste es, claramente, no numerable. Podemos pensar, por ejemplo, en el conjunto de circunferencias del plano que tiene la potencia del conjunto. Extrapolando esta idea, lo que podemos decir se puede ordenar, lo que podemos pensar, no, por lo menos en su totalidad.

Debemos admitir, pues, que una parte de nuestro pensamiento admite una ordenación, pero que en su mayor parte se desenvuelve en el reino de lo caótico.