Números ominosos.


El 11.

El número 11 simbolizaba para los antiguos padres de la Iglesia el pecado y la depravación. Se aduce que no pudieron encontrar en él ninguna de las cualidades de sus predecesores, pues excede el número de los mandamientos y es menor que 12, el número de la gracia y la perfección. Sin embargo, las corrientes gnósticas se opusieron a este punto de vista, pues 11 fueron los discípulos fieles de Jesucristo, y por ello vendría a significar la revelación y la verdad.

La tradición europea considera el número 11 como una señal de discordia, muerte y renacimiento. Cral Gustav Jung, psiquiatra suizo que formuló el concepto de inconsciente colectivo y desarrolló la idea de los arquetipos, describió el número 11 como "un violento y agónico proceso de transformación."

En el ocultismo y otras ramas esotéricas, el 11 es el número del conflicto y del martirio. Así, el 11 poseería carácter infernal y por exponer desmesura (exceso sobre el número de la perfección, el 10) y a la vez correspondería a la mandorla de la montaña, al foco de inversión y de la antítesis.

El 13.

Resulta curioso observar que, dependiendo del punto geográfico y de la cultura, un mismo número puede ser nefasto y temido o, al contrario, puede ser considerado como el número de la suerte y el portador de las gracias más diversas. Esto ocurre con el número 13.

La antigüedad grecolatina sentía cierto desamor por el número 13 porque seguía al 12, el cual se asociaba a la finalización. Sin embargo, el número 13 era el número sagrado de los mexicanos y del pueblo del Yucatán.

En la mitología hindú, este número también posee carácter ominoso. Los número de Prajapati fueron 13,17 y 34. Los dos primeros eran los números de lo sobrante, de aquello que excede de un todo (el 12 y el 16), en los que Prajapati se refugiaba. Todos ponían cuidado en evitar esos números.

En el tarot, la carta  número 13 corresponde a "La muerte."

Las compañías aéreas Iberia y Alitalia no tienen fila 13 de asientos en en ninguno de sus aviones (por lo menos hasta hace unos años.) Renault ha diseñado sus modelos de automóviles desde el número 3, omitiendo el modelo 13. En muchas ciudades occidentales no existe el portal 13 en las calles, asimismo, el 13 es un número proscrito en muchos hoteles y hospitales, que lo excluyen de la numeración de sus habitaciones.

El 17.

Los pitagóricos, de hacer caso a Plutarco, abominaban del 17 por que se entromete entre el 16, que es un cuadrado, y el 18, que es el doble de un cuadrado, además, estos dos números son los únicos que representan áreas para las cuales los perímetros son iguales a sus respectivas áreas.

El número 17 produce en todo el mundo un poco de miedo y se asocia a multitud de desgracias, y es considerado por muchas personas tan aciago como el 13. En Italia, el 17 es considerado tan nefasto que en algunas tómbolas se evita nombrarlo. 

Pero no sólo en el ámbito occidental se considera nefasto el 17. En la mitología hindú, y como hemos visto al hablar del número 13, el número 17 también posee carácter ominoso, pues los números de Prajapati fueron 13, 17 y 34.

El 666.

Sin duda el número 666 es el número más nefasto, incluso apocalíptico, pues de una apocalipsis procede, el que se describe en el Evangelio de san Juan. Este número, identificado en el Apocalipsis de san Juan con la Bestia o el Anticristo, ha sido el preferido por los profetas y numerólogos de todos los tiempos.

En la Iglesia Ortodoxa Oriental, el 666 es considerado simbólico por que en números griegos, 666 alude al Cristo.

El 666 fue utilizado como seudónimo por Aleister Crowley, un mago y ocultista que se designaba así mismo la Bestia, a la que se refiere el Apocalipsis.

E remake hecho en 2006 del film de terror La profecía (The Omen) fue estrenado el 
06/06/06 a las 06:06:06 horas.

El nombre completo del presidente Ronald Wilson Reagan, contiene seis letras en cada uno de sus tres componentes, cuando el ya ex presidente, Reagan, se trasladó a California, solicitó que el número de su casa fuera cambiado del 666. Por lo visto le perseguía el numerito.

El 666 era el nombre original del virus de ordenador Macintosh SevenDust descubierto en 1998.

El primer computador de Apple, el Apple 1, fue lanzado a un precio de 666,666 dólares.

Los números de la ruleta suman 666.

Una ciudad del estado de Luisitania, en Estados Unidos, cambió el prefijo telefónico que le correspondía (666) para que no se les asociase con el diablo o con la Bestia.